En primer lugar, como ya sabemos, la criptomoneda es un concepto que en Chile, al día de hoy, es muy difícil de interpretar dada la ausencia de regulación sobre ésta. Por lo tanto, en Chile la criptomoneda no está considerada como “dinero”.

Según lo entendemos nosotros, la criptomoneda es un activo digital no financiero, no producido y no es una moneda, valor o acción. Como ninguna entidad controla las criptomonedas, existe un vacío legal sobre éste, por lo que la adquisición de estas debiera estar libre de cualquier impuesto (IVA). Es decir, no se pagan ganancias y en bienes personales, estos se declaran por el importe por el cual se adquirió.

Ahora bien, ¿qué es la criptomoneda?

Para efectos legales es considerado un bien “mueble”. Por lo tanto, a la hora de intercambiar criptomoneda, estamos ante un contrato de “permuta”.

¿Qué tratamiento tributario debe aplicarse?

En primer lugar, cabe destacar que, ni la SBIF, SII, UAF o SVS se han pronunciado legalmente sobre la adquisición de criptomoneda, por lo tanto, no existe regulación específica en la materia.

No obstante, por norma general, la adquisición y renta positiva de criptomoneda dará origen a ciertas obligaciones tributarias y al pago de impuestos.

Dicho esto, dado que la legislación nada dice respecto del tratamiento tributario que deba aplicarse a la renta obtenida por la venta de criptomoneda, cabe decir que se calificará de acuerdo a lo indicado en el artículo 20. 5º de la Ley de la Renta:

5°.- Todas las rentas, cualquiera que fuera su origen, naturaleza o denominación, cuya imposición no esté establecida expresamente en otra categoría ni se encuentren exentas.

¿Qué efectos tributarios tiene la rentabilidad de criptomonedas?

Conforme a lo establecido con la Ley sobre Impuestos a la Renta (LIR), todo incremento patrimonial constituye renta. Por lo tanto, las personas que hayan generado rentabilidad en pesos chilenos por la venta de sus criptomonedas estarán afectos a impuesto.

Por el contrario, en caso de poseer criptomoneda y que esta haya generado una rentabilidad positiva durante el año tributario y no se haya liquidado a pesos chilenos antes del 31 de diciembre, no constituirá un ingreso tributable y por lo tanto no deberá pagar impuesto.

Dicho en otras palabras, en el momento en que se liquide a pesos chilenos la inversión realiza en criptomonedas y se haya obtenido un resultado positivo (es decir, un resultado positivo consecuencia de la diferencia entre el costo de adquisición y el precio de venta de la criptomoneda), éste estará afecto a impuesto.

Si obtengo renta positiva por la venta de criptomoneda ¿Qué impuestos debo pagar?

Las rentas obtenidas por la venta de criptomoneda estarán afectas a tributación general, es decir, deberán pagar el Impuesto de Primera Categoría con tasa del 25%, el cual podrá ser imputado al Impuesto Global Complementario o Adicional, de acuerdo con las normas de los artículos 56, Nº3 y 63.

Tabla Impuesto Global Complementario 2018



Fuente: http://www.sii.cl/valores_y_fechas/renta/2018/personas_naturales.html

Por norma, el pago de impuestos dependerá si la renta obtenida por la venta de criptomoneda corresponde a una actividad habitual o esporádica.

En el caso de que tenga carácter habitual, se deberá pagar el Impuesto de Primera Categoría, además del impuesto terminal que resulte de la declaración anual de renta (Formulario 22).
En caso de que la renta tenga carácter esporádico, el Impuesto de Primera Categoría se deberá declarar al mes siguiente a aquel en que se generó la renta (Formulario 50), así como el pago del impuesto terminal que resulte de la declaración anual de renta (Formulario 22).

¿Cómo completo el F50?






Ejemplo:

Si invertí $100.000 CLP en criptomoneda y ahora que liquidé, tengo $120.000 CLP, pondré en la casilla [77] $20.000 CLP (120.000-100.000=20.000) y en la casilla [125] $5.000 CLP (20.000x25%=5.000).

¿Qué sucede si uso criptomoneda como moneda de cambio?

Por último, en el supuesto de usar criptomonedas como moneda de cambio, estas deberán declararse tributariamente como “venta” conforme a lo establecido con anterioridad. Es decir, deberá declarase tributariamente la diferencia positiva resultante entre la adquisición de criptomoneda y el valor del bien adquirido.

Es decir, si en su oportunidad se invirtió 1 chaucha equivalente a $30 CLP y hoy día equivale a $200 CLP, podré comprarme un helado Centella. A nivel tributario, se deberá declarar ante el SII $170 CLP (200-30=170) y pagar el impuesto que corresponde para la renta obtenida, ya se haya obtenido ésta con carácter regular o esporádico.
¿Este artículo te resultó útil?
Cancelar
¡Gracias!